Daily Life

Sesión de fotos preboda en Seoul

September 10, 2019

Ha pasado un buen tiempo desde que he escrito por acá. Me disculpo contándoles que han pasado muchas cosas. O quizás no muchas, pero sí que el tiempo está volando rápido.

Hoy quería contarles un poco de la experiencia de las sesión de fotos preboda que tuvimos en Seoul en mayo pasado. Es bastante común que muchas parejas opten por tomar estas sesiones que vienen en un paquete completo: maquillaje y peinado, fotografías, selección de varios vestidos y trajes, edición de fotos y entrega de álbum y de un cuadro (que ya nos llegó, que es gigante y no sé dónde instalarlo en la casa jajaja).

Para nosotros fue un poco difícil conseguir datos de buenos lugares para hacer la sesión. La mayoría de los servicios están ofrecidos en coreano, así que yo no podía buscar, y Jin no tenía mucha idea en qué fijarse para saber si un local era bueno o no.

Lo bueno es que mis amigas Jeonghee y Soyoung me ayudaron un montón. Llamaron a muchos lugares preguntando por los paquetes ofrecidos y me dieron una serie de opciones (De hecho, de entre esas recomendaciones pudimos escoger el lugar).

Una de las primeras fotos que nos tomaron en el jardín exterior

Viva Soul es el nombre del estudio que, además queda- literalmente- atrás de nuestra casa. Es una casona gigante que también es ocupada como lugar para celebrar matrimonios en sus jardines.

Previo a la toma de las fotografías, nos enviaron un mensaje vía kakaotalk para darnos algunas indicaciones: que tomásemos agua, que llevásemos un pequeño snack para comer durante la sesión de fotos, Jin tenía que cortarse el pelo máximo una semana antes y yo debía ir sin ninguna gota de maquillaje.

Esta es una de mis favoritas, en el jardín interior

Esa mañana compramos dos botellas de té verde frío y un kimbap (creo), y llegamos al estudio a las 10 de la mañana. Luego de hacernos prueba de maquillaje y peinado nos llevaron a escoger los vestidos y trajes. Yo debía seleccionar un vestido sencillo para las fotos de exterior y dos vestidos largos para las fotos de interior. A ellos se les podían agregar un sinfín de accesorios, como mangas, tiaras, tocados, etc. Jin tuvo que escoger un traje y dos chaquetas distintas.

Posterior a eso, volvimos al salón para hacer maquillaje y peinados definitivos y poder probarnos la ropa. Llegó el fotógrafo y comenzamos la sesión.

No sé, yo encuentro que nos vemos hermosos

El trabajo de las fotos no fue difícil pero sí cansador. Había que hacer ciertas poses determinadas y sonreír todo el tiempo (de todas formas, el fotógrafo dijo que era fácil fotografiarme porque sonreía con facilidad, “no como la mayoría de los coreanos”). Además, mi ayudante y el fotógrafo no hablaban español, así que me enseñaron algunas palabras en coreano que ayudarían a seguir instrucciones básicas y específicas.

Hola, te amo

Cuando ya estábamos a la mitad de la sesión (4 pm) comencé a sentirme mal. Hacía calor, el aire acondicionado estaba bajo, tenía un corset que me apretaba DEMASIADO, sumado a mantener poses y sonreír todo el tiempo. Recuerdo que le dije muy bajito a Jin “me siento mal” él no logró escucharme y me preguntó ‘¿qué pasó? y le respondí “Afírmame, creo que me voy a desmayar”. Me afirmó y de ahí no recuerdo mucho qué pasó. Sé que la ayudante me desató el corset y que decía que esto pasaba mucho porque como las novias no comían y usaban ropa apretada todo el día se sentían débiles. Meh.

Al final, la sesión terminó con fotografías de nuestros Hanbok, alrededor de las seis de la tarde.
¿Es una experiencia que vale la pena vivir? De todas maneras. Obviando el tema “desmayo”, todos fueron muy simpáticos con nosotros, nos lograron hacer sentir relajados y gracias a ellos, tenemos fotografías muy bonitas (Que ya he estado compartiendo como loca en mi cuenta de Instagram).

Al principio, cuando le comenté a Jin que quería que nos hiciéramos estas fotos estaba un poco indeciso. Me decía que no sabía posar a la cámara y que no quería sentirse avergonzado. La verdad es que yo tampoco sé posar ante las cámaras pero como acá en Chile es imposible encontrar lugares que hagan todo esto, quería vivir la experiencia. Al final, cuando ya nos entregaron las fotografías, Jin estuvo incluso más feliz que yo haha.

Estoy pensando seriamente que debería implementar un servicio de fotos así aquí en Chile ¿Ustedes lo harían?

Mi tercera favorita

Y esta la subo solo para darme un lujito

You Might Also Like...

No Comments

    Leave a Reply

    Scroll Up